Seguidores

miércoles, 8 de febrero de 2012

Ademas de que me abrase, le pedí que me quisiera.

Te conocí un día de enero, con el sol en mi nariz y como vi que eras sincero en tus ojos me perdí, que torpe distracción y que dulce sensación. Y ahora que andamos por el mundo como Eneas y Benitin, ya te encontré varios rasguños que te hicieron por ahí!
{Para el amor no hay edad}

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada